Templo de Eros

Encuentro con el cuerpo y sus símbolos


Deja un comentario

Sexo, porno y realidad virtual (II): ¿hay futuro para el porno virtual? – Jose Valenzuela

sexo-y-realidad-virtual-4

Decía el filósofo Kendall Walton que al participar como espectadores de una narración —literaria, cinematográfica— disminuimos la distancia entre nosotros y la obra, no por ascender las ficciones a nuestro nivel sino por descender nosotros a ellas. Que de algún modo, en lugar de pensar en las ficciones como reales, somos nosotros los que nos convertimos en ficcionales. Años después, con los pantalones bajados y frente a alguna obra menor cuyo esfuerzo creativo más considerable venía de un título como Fue a por trabajo y le comieron lo de abajo o Tetanic, una versión adolescente y onanista de quien escribe estas palabras se planteaba una pregunta muy relacionada con su propia experiencia: ¿Disfrutamos del porno por nuestro papel de observadores o porque nos ponemos en la piel de alguno de los protagonistas? Sigue leyendo


Deja un comentario

Nadar y tirar la ropa: porno e hipocresía en pantalla – Josep Lapidario

lisa-nolan-01

En los últimos días han vuelto a aparecer jugosas noticias relacionadas con Juego de TronosPeter Dinklage ha ganado merecidamente el Emmy al mejor actor secundario; el huracán Katia ha retrasado el rodaje de la segunda temporada; está a punto de ser publicado un videojuego al que se han dedicado muchos esfuerzos y millones. Sigue leyendo


Deja un comentario

Los hábitos pornográficos de los españoles, develados por las estadísticas

Lisa-Ann

La segunda página porno más visitada del mundo ha elaborado un informe sobre los hábitos de los españoles.

Hasta hace poco menos de una década, hacer estudios sobre los hábitos sexuales de las personas era una tarea titánica cuyas conclusiones, además, eran poco precisas. Sí, aunque fuera relativamente fácil encontrar a personas dispuestas a compartir con un investigador sus costumbres más intimas, nadie podía asegurar que los participantes no estuvieran exagerando o mintiendo, algo con lo que tenían que contar a la fuerza todos los sociólogos. Sigue leyendo