Templo de Eros

Encuentro con el cuerpo y sus símbolos


Deja un comentario

Tocata y fuga para seno izquierdo – José Mas (1939)

desnudo blano y negro 02

Tocata y fuga para seno izquierdo

Mi mano buscaba entre el deseo y la parálisis

acariciar tu seno izquierdo.

Al vaciarme en emoción sobre tu vida

vi que tu pecho, poco a poco,

se iba formando

entre mis dedos.

En el principio era el verbo,

porque en el fin y el antes absoluto

estuvo y estará el silencio.

Desde el silencio eterno,

que prefigura y da forma a la palabra,

estuvo el acechar y desear

-también temer-

la existencia real -o irreal-

de tu seno izquierdo.

De inviernos clausurados en tabucos estrechos

sin ventanas,

donde el óxido crece en las articulaciones,

fui armando la esperanza de conocerlo.

Un anticipo de tu seno izquierdo lo obtuve

en las muchachas de Aleixandre

o en la lujuria santa de Paulina,

y Purita,

o María Fulgencia

en las novelas de Gabriel Miró.

Estos senos leídos,

tocados e intangibles

fueron clara noticia

de que existía el Más Allá.

Pero siempre, los senos,

atisbados y emitidos,

eran dos.

Y no había rastro o conjetura

de una belleza sin réplica:

totalmente singular.

Como el afinador que atiende con devoción experta

a recoger del suelo los sonidos,

desmayados o díscolos,

para subirlos nuevamente a su escala,

yo iba pulsando, con un imperceptible mando

a distancia,

la escala cromática de los olores

y los contactos prohibidos

por los vestidos,

entre las blusas,

sobre las camisetas que hacen un corte

de mangas al frío de la calle,

encerrando y desparramando

la luz maciza

(y un tanto tartamuda) del verano.

Tras vadear los rápidos de mayo

por los parajes más inaccesibles

me tropecé con la llamada única

de la felicidad o de la fatalidad.

Y por no morir de colisión u olvido

fui traduciendo a señales de humo

la forma y el tamaño de mi alucinación.

Sentí bajo mi mano un dulce alfilerazo,

un agua congelada en su tibieza

que se mecía entre la fuga

y la aceptación.

2

Despegando de mí, a horcajadas

sobre el arrebato,

me precipité contra tu seno izquierdo

queriendo rozarlo, apretarlo, respetarlo,

comprobarlo, destrozarlo,

morderlo, verlo, beberlo,

brillarlo.

Consumé mi vida

sobre el alud inconfundible

de un seno izquierdo.

¿O sería el derecho?

http://www.poesiacastellana.es/poema.php?id=Tocata+y+fuga+para+seno+izquierdo&poeta=Mas%2C+Pepe