Templo de Eros

Encuentro con el cuerpo y sus símbolos


Deja un comentario

Ahora Miss Mundo habla.

 

miss mundo 1

Que una mujer hable no es nada raro. En general, no callan. Que uno se interese por lo que hablan es menos obvio. Depende. Depende de que sean cultas, inteligentes, ingeniosas, originales … o que estén como un queso, en cuyo caso lo de escuchar es más o menos un paripé mejor o peor disimulado. Pero ahora acaban de inventar el no va más. Escuchar a los quesos. Sigue leyendo


Deja un comentario

Kama Sutra para parejas casadas – humor

kamasutra-para-casados-01

Cuando el hombre está llenando el lavavajillas y la mujer debe venir ya que él lo está haciendo incorrectamente, se le denomina “La posición lavavajillas”

Existe para muchos el Kama Sutra, y para algunos de nosotros existe el Kama Sutra de Casado. Simon Rich y Farley Katz son los autores de esta guía ilustrada de las posiciones nada comprometedoras y comunes después del matrimonio. Sí, sin duda son un tópico y algunas son incluso algo machistas, pero son simpáticas e inofensivas.

Sigue leyendo


Deja un comentario

Las cloacas del comercio sexual – Lydia Cacho — Cuando el mundo es un prostíbulo – Lola Galán

 

prostitucion-015

Cada año, 1,39 millones de personas, en su gran mayoría mujeres, son sometidas a la esclavitud sexual. La periodista y escritora mexicana Lydia Cacho ha dedicado cinco años a trazar el mapa de esta lacra contemporánea para su libro ‘Esclavas del poder’ (Debate). De los prostíbulos turcos a las ceremonias sexuales de los ‘yakuzas’ japoneses, pasando por los oscuros ‘desfiles de modas’ de Myanmar. En este personalísimo texto exclusivo para ‘El País Semanal’ relata algunas de las historias que vivió en su periplo. Sigue leyendo


Deja un comentario

El precio de la prostitución – Jesús Ruiz Mantilla / Ver película Sin tetas no hay paraíso

prostitucion pereira 01

Pereira (Colombia). 420.000 habitantes. Muchas niñas, adolescentes y mujeres viven de la prostitución. Ellas y sus familias. Esta historia cuenta cómo el precio de la carne, y de la vida, se convierte en un motor económico de la ciudad. Sólo unos ‘ángeles’ con rostro de ONG las pueden sacar del infierno.

En Pereira, las maniquíes se hacen la cirugía estética. Algunas parecen hasta que nacen así. Transformadas. Llegan con ella de fábrica. Te miran desde los escaparates con el escote hinchado como un globo y los ojos de plástico limpio, embotadas en un vaquero ajustado que les marca las nalgas respingonas. Allí la sensualidad es un gen. Una impronta. Como algunos delitos a los que les ha empujado el destino. Sigue leyendo


Deja un comentario

Los machos suicidas, o cómo el perfeccionismo puede ser mortal – Will Storr

suicidios masculinos

Los suicidios masculinos superan en número a los femeninos en todo el mundo. La ciencia explica por qué

Drummond consiguió por fin realizar sus sueños. Había sido un largo camino desde que, de niño y con gran molestia, no pudo superar el acceso a secundaria. Fue una gran decepción para su madre, pero sobre todo para su padre, que era ingeniero en una empresa farmacéutica. Éste nunca había mostrado un gran interés por él de pequeño; nunca jugaban juntos y si se portaba mal lo inclinaba sobre el respaldo de una silla y le daba una zurra. Así eran los hombres de entonces. Un padre era objeto de temor y respeto. Un padre era un padre. Sigue leyendo


Deja un comentario

“Somos clientes”: un grupo de pensadores franceses defiende la prostitución – Miguel Ayuso

prostitutas francesas

“¡No me toques las putas!” es el nombre del manifiesto firmado por los ‘343 Bastardos’, clientes de la prostitución que quieren seguir siéndolo

En 1971, Simone de Beauvoir, una de las más grandes figuras del feminismo francés, lideró un movimiento a favor de la legalización del aborto que tuvo su epicentro en el manifiesto de las 343 guarras (salopes, en francés), en el que grandes figuras de la intelectualidad francesa, como Catherine Deneuve oJeanne Moreau reconocían haber abortado (una confesión que, en aquella época, podía llevarte a la cárcel). Sigue leyendo