Templo de Eros

Encuentro con el cuerpo y sus símbolos


Deja un comentario

Felice Casorati, pintor italiano – El retorno del orden

 

Felice Casorati 001

Felice Casorati (1883-1963) nació en Novara y mostró un temprano interés en la música y el arte. Pintor, escultor y grabador italiano.

Para complacer a sus padres, estudió Derecho en la Universidad de Padua, pero su vocación era ser pintor, una ambición confirmada en 1907, cuando una pintura suya se mostró en la Bienal de Venecia. 

Las obras que produjo en los primeros años de su carrera fueron de estilo naturalista, después de 1910, la influencia de los simbolistas y particularmente de Gustav Klimt se volvió hacia un enfoque más visionario.  Sigue leyendo


Deja un comentario

Lou Andreas-Salomé: La Dandy Masculina – Benjamin Malik

lou salome 1

Existen personajes en la historia que han logrado convertirse en códigos de la sexualidad, tal es el caso de Lou Andreas-Salomé, mejor conocida por haber sido la mujer que cautivo y rompió el corazón de Nietzsche.

Las dos emociones que casi todos los hombres sentían en presencia de Lou eran confusión y excitación; las sensaciones esenciales para cualquier tipo de seducción. A la gente le embriagaba su extraña mezcla de masculinidad y femenidad; era hermosa, con una sonrisa radiante y una actitud digna y sugestiva, pero su independencia y naturaleza analítica la hacían parecer singularmente masculina. Esta ambiguedad se expresaba en sus ojos, a momentos coquetos e inquisitivos. La confusión era lo que mantenía interesados a los hombres: Lou rebasaba cualquier estereotipo. La excitación emanaba de su capacidad para remover deseos reprimidos. Era totalmente anticonformista, e intimar con ella suponía romper con todo tipo de tabú. Su masculinidad hacía que sus relaciones tuvieran cierto tipo de atracción homosexual; su vena un tanto cruel y dominante podía incitar ansias masoquistas, como lo hizo en Nietzsche. Lou irradiaba una sexualidad prohibída. Su poderoso efecto en los hombres –las obsesiones perennes, los suicidios (hubo varios), los periodos de intensa creatividad, las descripciones de ella como vampiro o demonio– dan fe de las obscuras profundidades de la psique que ella era capaz de alcanzar y perturbar. Sigue leyendo


Deja un comentario

El desnudo en el arte: del medievo al siglo XIX – 16 pinturas

arte desnudos 1

Rubens: Leda y el cisne

El desnudo ha sido siempre una de los temas más atractivos y controvertidos para los artistas y el público. Seguir su evolución en la historia del arte es contemplar la progresión de los tabúes y convenciones sobre el cuerpo, la moral y el pudor a lo largo de las épocas.

Al contrario que otras religiones, que integraron con naturalidad la dimensión sexual del hombre como un elemento más de su globalidad, el Cristianismo tendió a negarla y reprimirla. Los responsables fueron la marcada antipatía de San Pablo hacia la unión sexual, y los tabúes sobre el sexo que la herencia judía del Cristianismo arrastraba. Esto generó una idea condenatoria del sexo y lo placentero, que en Occidente ha perdurado casi hasta hoy.

Sigue leyendo


Deja un comentario

Helmut Newton, el espíritu erótico del siglo XX -Josep Lapidario

helmuth-newton-01

Hay quien considera a Helmut Newton el mejor fotógrafo de la historia, y el escritor J.G. Ballard le llamó “el mayor artista visual del mundo”. Frases tan contundentes están abiertas a debate, pero lo que es indudable es que fue el fotógrafo que mejor supo cristalizar las fantasías eróticas del siglo XX. Su trabajo ha aparecido en publicaciones como VogueElleParis MatchVanity FairSternder Spiegel… Y Playboy (de forma poco sorprendente, fue amigo personal de Hugh Hefner). Se han realizado centenares de exposiciones de sus fotos en las mejores galerías del mundo, y en 2004 se abrió un museo en Berlín dedicado íntegramente a su obra.

Sigue leyendo


Deja un comentario

Autores bifrontes. Lo público y lo íntimo en las artes (1) – Rubén Monasterios

las-artes-y-lo-intimo-01

Mihály Zichy (1827-1906) es un artista injustamente muy poco conocido más allá de los círculos de especialistas en artes plásticas y erotología.

Nació en Hungría; fue famoso en su patria y en Rusia, pero murió con la frustración de no haber logrado la meta anhelada por los artistas de la Europa oriental: conquistar el lado occidental del continente. En efecto, Viena y París fueron poco menos que indiferentes ante su obra. En San Petersburgo ocupó el relevante puesto de pintor de la corte, designado por el zar Alejandro II en 1856. Se dice de él que fue una de las más interesantes personalidades de su tiempo; bien plantado, talentoso y de espíritu brillante, se vio siempre rodeado de bellísimas mujeres que competían por ser sus modelos, dando como resultado una serie de espléndidos retratos de damas de esa corte; en correspondencia con su cargo, el maestro también realizó numerosos retratos de personalidades notables del momento; asimismo dedicó su talento a la ilustración de libros y de manera más discreta, por comprensibles razones, a un tema de su mayor interés, el desnudo femenino; y de manera absolutamente discreta, al objeto de su primordial pasión, la escena pornoerótica. Sigue leyendo