Templo de Eros

Encuentro con el cuerpo y sus símbolos


Deja un comentario

Ilustraciones erótico-fantásticas de Luis Royo 001

00_cover

Luis Royo (nacido en OlallaTeruel, en 1954) es un artista español que destaca por sus ilustraciones eróticofantásticas, incluyendo a veces en ellas ciertos elementos propios de la ciencia ficción. Por otra parte también cuenta con ilustraciones plenamente futuristas y de ciencia ficción, o fantásticoépicas sin necesidad de una connotación erótica o sexual. Sigue leyendo


Deja un comentario

¿La belleza nos cambia la vida? – Xavier Guix

belleza fenenina

Los medios de comunicación se han llenado en los últimos tiempos con los cambios estéticos a los que se han sometido personajes populares, del mismo modo que han denunciado abusos y extralimitaciones legales en la práctica de la cirugía estética. Para los observadores de la conducta humana, aficionados a filosofar sobre nuestra existencia, este tema trae viejos aromas que gusta recuperar, con el fin de orientarse ante la expansión del culto al cuerpo y la exaltación de la materialidad. Sigue leyendo


Deja un comentario

El barre, el entrenamiento que arrasa en Estados Unidos – Andrea Aguilar

 

el barre ballet ee uu

La bailarina Lotte Berk ideó en los cincuenta un tipo de entrenamiento que da un alegre y dinámico giro al ballet y triunfa en EE UU.

ARRASA DE COSTA a costa de Estados Unidos y ya empieza a propagarse por nuestro país. El barre no tiene que ver con escobas, sino con barras, y no con las de los bares, sino con las de los estudios de ballet; y no, tampoco se trata de esos postes metálicos por los que se deslizan y contonean con arte los strippers. Esto se acerca más a los cuadros de Degas que al Bada Bing de Tony Soprano. Bueno, pero sin pasarse, porque no hay tutús ni pianista; al fin y al cabo no hay un escenario como objetivo final, tan solo es un entrenamiento físico que incide en estiramientos y ejercicios tomados de la disciplina del ballet clásico. Esos pliés, más elegantes que las sentadillas, y relevés, que vuelven a poner a prueba el equilibrio, estilizan más que musculan y fortalecen los músculos abdominales, ese tan celebrado core(término que llegó con fuerza hace apenas una década a nuestros centros deportivos y, por ende, a nuestras vidas) que previene las lesiones de espalda. Sin core, ya se sabe, no eres nada. Sigue leyendo