Templo de Eros

Encuentro con el cuerpo y sus símbolos


Deja un comentario

Diez manzanitas tiene el manzano – Ofelia Dracs

diez manzanitas tiene el manzano

LA PERRA

—Oye, por cuatro mil pelas pasamos un rato, una hora, chaval, y por quince mil toda la noche. Y por mil púas más te la chupo aquí mismo, en el coche, si es que eso te excita. Ahora si quieres. Sube, que no te va a pasar nada malo… Estás como amuermado. ¿No te gusto? Hala, ven, ¿Me has visto los muslos? Un momento, que me subo la falda y te los enseño. ¿Qué te parece? Uy, ahora no puedes ocultarlo: has puesto unos ojitos de deseo que te delatan. Ven, si quieres me subo un poquito más la falda. ¿Quieres verme las bragas? No, todavía no te las enseño. Más adelante. Así seguirás en vilo. Sólo te diré que son blancas, suaves. ¿Y los pechos? ¿Has visto cómo tengo los pechos?

Sigue leyendo

Anuncios


Deja un comentario

Sexo en la ducha – Rita Abundancia

Sharon Stone y Sylvester Stallone en la película 'El Especialista' (1994)

El 42,2% de los españoles y el 26,7% de las españolas creen que la ducha es el sitio ideal para hacer el amor. Pero, al mismo tiempo, es el cuarto lugar más peligroso. Estos son los básicos para no acabar en urgencias. Sigue leyendo


Deja un comentario

Tan buenas como las que cobran – Anne Cé

touluse lautret - la cita

La casa de citas, según Toulouse-Lautrec.

“Me encanta que seas tan puta en la cama”. Así, con todas esas letras, es como le sale a un hombre por la boca la emoción de estar gozando tanto con supartenaire habitual. Comprendiendo, pues, que la frase ha sido pronunciada en el fragor del sexo, ¿se trata de un piropo o un insulto?

Una amiga formuló la pregunta y yo le dije que me parecía un poco fuerte como halago, pero una tercera amiga se había adelantado para exclamar: “Es muy bueno que te digan eso”. A lo que la cuarta cuestionó: “¿Qué sintió ella?” Sigue leyendo


Deja un comentario

Richard Feynman, el premio Nobel que investigaba en bares de ‘striptease’ – Manuel Ansede

nobel en bares 1

Hoy se cumplen 100 años del nacimiento de uno de los científicos más brillantes de la historia

 

El 6 de agosto de 1945, mientras una bomba atómica aniquilaba de manera instantánea a más de 70.000 personas en la ciudad japonesa de Hiroshima, un joven de 27 años lo celebraba con sus colegas en EE UU. “Yo estaba envuelto en esta juerga, bebiendo también y tocando borracho un tambor sentado en el capó de un Jeep; tocando el tambor con excitación mientras recorríamos Los Álamos al mismo tiempo que había gente muriendo y luchando en Hiroshima”, recordó décadas después en una entrevista para la BBC. El chico se llamaba Richard Feynman, era físico teórico y había sido uno de los padres más jóvenes de la bomba nuclear. 20 años después ganaría el Premio Nobel de Física por otros descubrimientos. Hoy, recordado como uno de los científicos más brillantes y carismáticos de la historia, se cumplen 100 años de su nacimiento. Sigue leyendo


Deja un comentario

La mujer, sujeto sexual – Anna Arnaiz Kompanietz

la mujer es sexo

El principio de la inferioridad del sexo femenino y los sistemas masculinos de representación consiguen enturbiar su relación de la mujer consigo misma y con las demás

Todos, hombres y mujeres, en teoría, son sujetos y objetos de deseo de otros. Todos somos sujetos corpóreos, reales y, por tanto, sexuados y sexuales, aunque apenas le demos valor a esta condición. Sin embargo, gracias a ella sentimos, pensamos, deseamos, soñamos, amamos, nos relacionamos, creamos… Los humanos no podríamos serlo sin ser sexuales y esta condición es un valor, un inconmensurable tesoro que nos estructura profundamente, pues transita todo nuestro ser. Sigue leyendo


Deja un comentario

El porno masculino aburre a las mujeres – Erika Lust

Erika Lust

 

A mí me ocurrió como a la mayoría de mujeres: cuando vi porno por primera vez no fue amor a primera vista, ni mucho menos. Evidentemente, había algo en las imágenes que me excitaba, pero también muchas cosas que me molestaban. No me sentía representada en esas películas: ni mi estilo de vida, ni mis valores, ni mi sexualidad aparecían por ninguna parte. Sigue leyendo