Templo de Eros

Encuentro con el cuerpo y sus símbolos


Deja un comentario

Lo obsceno como exceso – Enrique Carpintero

lo obseno 1

 

La ciudad, debido a la gran concentración de sus habitantes, muestra espacialmente lo que se inscribe en la subjetividad de quienes la habitan. En la ciudad actual prevalece lo privado sobre lo público y el individualismo utilitario sobre el trato solidario.

Muchas noticias que aparecen en los medios de comunicación muestran el malestar que atraviesa la actualidad de nuestra cultura. Algunas son ejemplos paradigmáticos de una subjetividad construida en el individualismo de una sociedad que ha generado nuevos tabúes. Entre ellos la vejez y la muerte. Sigue leyendo


Deja un comentario

El puzle de la felicidad y el sentido de la vida – Antonio Crego

felicidad 5

La felicidad y la percepción de que la vida tiene un sentido son dos experiencias que, aun siendo diferentes, tienden a ir de la mano. Algunas investigaciones recientes han tratado de identificar empíricamente los rasgos que caracterizan a cada una de ellas, y también, han tratado de responder a una cuestión: ¿qué ocurre cuando las piezas no encajan y se produce una disonancia entre los niveles de felicidad y significado experimentados en la vida? Sigue leyendo


Deja un comentario

La ciencia del placer: por qué nos gusta lo que nos gusta

klimt el-beso

Detrás de todo, hay una sustancia química cuyo nombre tiene 21 letras, dos números, un guión y una coma. Pero se le persona pues nos deja gozar de todo: desde la comida hasta el sexo, la música y hasta las matemáticas 

 

3,4-dihidroxifenilalanina. Eso es lo que está en el fondo del placer.

Una sustancia química producida por las células nerviosas en el cerebro para darle señales a las demás. Sin embargo, no es tan simple,ni tan complicado.

Nuestro circuito de placer puede ser desencadenado por algunas cosas obvias y otras no tan obvias. Sigue leyendo


Deja un comentario

El amor romántico: economía, utopía emocional, frustraciones y desigualdades – cuatro artículos de ssociologos.com

amor romantico 1

El amor romántico impide el reparto equitativo del dinero en las parejas

La investigadora Amaia Agirre, de la Universidad del País Vasco, ha analizado la gestión y negociación del dinero en parejas que se autodefinen como igualitarias. Uno de los principales obstáculos identificados es que el ideal del amor romántico –muy extendido en nuestra sociedad– hace incompatible los lazos afectivos con la defensa de intereses individuales.

Cuando una pareja llega al punto de la negociación económica, de forma más o menos explícita, se pone en evidencia si su relación es igualitaria o no. Esto es así porque las relaciones económicas prácticas tienen consecuencias en el plano simbólico, y viceversa. Sigue leyendo


Deja un comentario

Contra el amor – Carlo Frabetti

 

contra-el-amor

Zeppelin Rock Sabbath

Como todos los mitos, el amor se refugia en una bruma de ambigüedades que lo hace difícil de analizar y, por tanto, de desmontar. Después de la autoconciencia, del cogito ergo sum (o antes, para quienes proponen la alternativa patrior ergo sum), el amor es el más íntimo e “inefable” de los sentimientos (de ahí que la literatura y el arte se pongan el máximo empeño en expresarlo), sobre todo en su sentido más estricto de enamoramiento.

Sin embargo, confiamos tanto en su universalidad que la expresión “estar enamorado” se considera dotada de un significado preciso y se emplea recurrentemente, dando por supuesta su inmediata comprensión. Esta es una de las muchas paradojas del amor: todos saben lo que es, pero a la vez resulta dificilísimo no ya definirlo, sino tan siquiera describirlo. En comparación conceptos tan abstrusos como “felicidad” o “libertad”parecen sencillos. Sigue leyendo


Deja un comentario

El cuerpo: un territorio de goce – Oscar Zack

amantes

Si aceptamos que la actualidad es una época caracterizada por la caída del nombre del padre, por la caída de los ideales de antaño, debemos admitir que la sociedad y los sujetos que la habitamos hemos transitado y transitamos por un revoltoso proceso de modificaciones respecto a los lazos sociales, constituyéndonos como observadores y partícipes de los nuevos de gozar. Nuevos modos de gozar que afectan el uso distintivo que se hace del cuerpo. Si hay un rasgo, entre otros, que caracteriza el siglo XXI, es la universalización del derecho al goce, derecho inalienable que al afectar el uso que se hace del cuerpo, nos sitúa en un tiempo en el que se ponen de manifiesto nuevos paradigmas culturales.
Sigue leyendo