Templo de Eros

Encuentro con el cuerpo y sus símbolos

 Senos

Deja un comentario

anita_ekberg - desnuda2

He aquí una pregunta vaga, y una respuesta provisoria. La pregunta: ¿en qué momento los senos femeninos se convirtieron en esa especie de superórgano sexual -disculpen, pero no encuentro mejor manera de calificar- en que se han convertido hoy?

Y no se diga que siempre produjeron el tipo de atracción que producen hoy. No es así. Las iconografías de la antigüedad de ninguna manera ratifican esa afirmación. Y cuando se enumera las bellezas de la Sulamita se incluye los senos en una enumeración donde no reciben más atención que los pies, las caderas, el ombligo, el cuello, los ojos, la nariz o la melena. 

Parecería razonable pensar que el proceso que lleva a que los senos se conviertan en el gran atractivo erótico que son hoy comienza después -y como consecuencia- de la evolución civilizatoria que lleva a que sólo se admitan como partes del cuerpo visibles a las manos y la cara -cosa que según Norbert Elías sucede a partir del siglo XVI.

Según Eduard Fuchs en su Historia ilustrada de la moral sexual fue en el siglo XVIII y en Versalles que aparece la moda de mostrar los senos -Paris era ya entonces el lugar desde el que se imponían las modas. Se comprende bien que los juegos de la seducción a los que era tan afecto un mundo básicamente frívolo no podía contentarse con lo que pudieran hacer las manos, los rostros y la riqueza o belleza de los vestidos. Algo más había que poner en juego, y ese algo no podía estar por debajo de la cintura, ciertamente.

Lo que el siglo XVIII inventa es el décolleté, el escote. Dice Fuchs: “se ofrecían estos (los pechos) tal como el hombre deseaba contemplarlos (i.e., tal como en el juego de la seducción se había convenido que el hombre deseaba contemplarlos). Dicho de un modo aún más claro: los pechos que se ofrecía a todas las miradas eran idénticos a los de una mujer excitada sexualmente. Pues los pechos sólo se entumecen de esa forma en tal estado. El permanente simulacro de la erección del pecho (¡uau!) era, pues, la suprema exigencia estética de la época. La experiencia mostraba que bajo esa apariencia su influencia era irresistible. Pues nada despierta más la voluptuosidad masculina que el deseo de la mujer, y nada lo manifiesta más claramente que esta hinchazón de sus senos”. 
La voluminosa Historia ilustrada de la moral sexual comenzó a editarse en 1908. Eduard Fuchs fue un militante socialista de primera línea. Era uno de los dirigentes del Grupo Espartaco, junto con Rosa Luxemburgo, Clara Zetkin, Karl Liebknecht y Franz Mehring. Probablemente fue el primer intelectual marxista que se ocupó consistentemente de temas de erótica.

El proceso de entronización de los senos, verdadera sustitución de la cosa en sí, que comenzara en la corte de Versalles llega a su punto de eclosión como consecuencia de la contradicción inherente a la producción hollywoodense, contradicción entre un cine cuyo tema es la exacerbación de las pasiones pero que se encuentra en la práctica impedido de representarlas por consecuencia de un código de censura draconiano. Durante los cincuentas cuando los torniquetes de la censura empiezan a aflojarse los senos son las válvulas de escape para derivar la presión. De Jane Russell a Jayne Mansfield la “hinchazón” a la que se refiere Fuchs llega a extremos sólo superados en aquellos lejanos nortes -por la Anita Ekberg de La dolce vita- y en estos lejanos sures -por la legendaria Coca Sarli.

Exagerados o erectos, anclados en el universo mediático, los prepotentes senos parecen haber llegado para quedarse. Hará falta codificar su lenguaje expresivo, establecer claramente sus parámetros de fealdad o belleza, intentar una sistemática de su relación con el resto del cuerpo de la portadora. También habrá que tener en cuenta lo que dice Ramón Gómez de la Serna en el mejor escrito que conozco sobre el tema, Senos de 1917, argumentando en el sentido que una mujer fea puede tener senos perfectos: “Si al coco se le juzgase por de fuera, no se le hubiera descubierto nunca”.

http://blogs.montevideo.com.uy/blognoticiasarchivo_10739_00000_00000_1.html

 

Anuncios

Autor: giovaretino

Antropología y Sociología han sido mis campos profesionales y el saber que ha ocupado una buena parte de mi vida. Este blog está dedicado al cuerpo y sus símbolos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s