Templo de Eros

Encuentro con el cuerpo y sus símbolos

La vida sexual de Catherine Millet, por Catherine Millet – descargar libro

Deja un comentario

la-vida-sexual-de-catherine-m-millet-2

Yo, como miembro respetable de la comunidad ¿Porqué escribiría literatura erótica?. Si lo hiciera, sería como un desfogue de una supuesta imaginación calenturienta. O podría escribir erotismo como una manera de transgredir las buenas maneras y darme una liberación psicológica. Podría escribir erotismo con intenciones políticas, como en los pasados siglos se hacía.

Podría hacerlo por pura picardía, para ponerle sazón a una escritura, o por la belleza de la poesía. Incluso podría publicar mis diarios íntimos y seleccionar sólo los pasajes llenos de cachondez.

Por último, me imagino que podría escribir pornografía para ganar algo de dinero.

Lo que yo no entiendo es porqué Catherine Millet escribió éste libro. Ella es una persona con un nombre y una fama pública como conocedora de arte. Una editora de una famosa revista de arte que confiesa su ninfomanía en un libro que no llega a ningún lado. El libro es una larga disertación sobre sus orgías, su sexo en público, y sus extravagantes gustos en la cama, el suelo, el coche o donde se ofreciera el momento.

El París de la juventud de la autora. En parques, en el campo, en orgías multitudinarias donde era tomada por turnos o a la vez, 30 hombres en una hora, 150 hombres en una noche. Conocidos y desconocidos, agradables y desagradables. Lo que nos dice es que ella está “cosificada”, es un cuerpo, una mujer objeto siendo tomada por otros cuerpos, por hombres objeto. Manipulada, sometida, acariciada, sodomizada, ella nos cuenta todo como si lo estuviera viendo desde fuera, en un plano más allá de las sensaciones y del placer.
Así, en una calle bastante despejada, a dos pasos de la embajada de la URSS, hallé refugio en la trasera de una camioneta del ayuntamiento de París, evidentemente porque en el grupo figuraba un empleado municipal. Los hombres entraban por turnos. Yo estaba en cuclillas para chuparles o acostada y encogida de costado, tratando de ofrecer mejor el culo para facilitar su penetración. Detrás, no había nada pensado para suavizar el contacto con la chapa ondulada, y las sacudidas me hacían bastante daño. Pero habría podido permanecer agazapada allí toda la noche, menos anquilosada a causa de la penosa postura que entumecida por la atmósfera del nicho inadecuado en que estaba ovillada y en el que me hundía, como parece que ocurre en ciertos sueños opacos, y miraba cómo me hundía. No tenía que cambiar de sitio: a intervalos regulares la puerta de atrás se levantaba, el hombre saltaba dentro, una nueva silueta se colaba. En el pequeño vehículo bamboleante, yo era el ídolo inmóvil que recibe sin pestañear los homenajes de una serie de fieles. Era la que me imaginaba ser en algunos de mis fantasmas……….Pero abandoné mi baldaquín de chapa antes de que todo mundo hubiera desfilado. Eric, que montaba guardia, me lo explicó al día siguiente: por un lado, los tíos, muy excitados, comenzaban a observar un comportamientoimprudente; por otro, la camioneta amenazaba con volcar.

Poca psicología, poca moralina, cero ideología. Los hombres apenas existen, son solo cuerpos borrosos en el libro. Frialdad y distancia. Un libro maratónico sobre sexo; un libro que después de los primeros atrevimientos y de la descripción de las primeras orgías termina por ser aburrido y anticlimático. El secreto es que el libro no es literatura erótica, porque aunque esté lleno de sexo casi no hay sensualidad en él.

¿Qué pasaba por la cabeza de la autora? Me atrevo a decir que como conocedora de arte, lo que está haciendo es diseccionar una obra, narrar su vida sexual como si fuera una obra de arte, de una manera desapasionada. No es erótico, ni es literatura.

la-vida-sexual-de-catherine-m-millet

El libro “La vie sexuelle du Catherine M.” fue publicado en Francia en 2001 y pronto se convirtió en un éxito de ventas con mas de 2.5 millones de copias vendidas.

He follado ingenuamente durante una gran parte de mi vida… De vez en cuando tropezaba, por supuesto, con algunas de las dificultades psicológicas conexas (mentiras, amor propio herido, celos), pero las imputaba a la lista de pérdidas y ganancias. No era una mujer muy sentimental. Tenía necesidad de afecto, lo obtenía, pero sin llegar al extremo de construir, a partir de relaciones sexuales, historias de amor.

http://literotismos.blogspot.com/2012/02/la-vida-sexual-de-catherine-millet-por.html

DESCARGAR LIBRO LA VIDA SEXUAL DE CATHERINE MILLET:

la-vida-sexual-de-catherine-m_-catherine-millet

Anuncios

Autor: giovaretino

Antropología y Sociología han sido mis campos profesionales y el saber que ha ocupado una buena parte de mi vida. Este blog está dedicado al cuerpo y sus símbolos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s