Templo de Eros

Encuentro con el cuerpo y sus símbolos

El brassier, una historia de seducción y protección – Francesc Puertas

Deja un comentario

 

historia del brasier

Breve historia del sostén. (brassier, corpiño, sujetador, soutien, bra, reggiseno,…)

La forma de vestir de cada época, ha decidido la forma que debe tener la ropa íntima. La propia evolución de las estéticas de cada momento, han impuesto de forma decidida qué se había de usar y qué no, tanto en hombres como en mujeres.

Sin embargo está claro que la morfología femenina, ha requerido artilugios y piezas de ropa interior que ayudaran a modelar la figura. La Historia nos enseña, que el sujetador ha acompañado a las mujeres siempre asociado al concepto estético de cada momento. El pudor, la comodidad, la seducción, la protección, el estilo de vida o la distinción, han marcado la función a cumplir del sujetador.

Las primeras en utilizar una pieza que sujeta el pecho fueron las mujeres de Creta unos 1.700 años a. de C,. Con el fin de “sujetarlo”. Entre las Romanas llevar sujetador, (strophium) significaba no sólo sostener los pechos sino ser civilizadas, Las mujeres bárbaras no llevaban nada y los pechos iban libres.

Hay referencias de prendas muy parecidas al actual sostén, descubiertas en la restauración de un castillo del Tirol austriaco del siglo XV, donde se descubrieron unas piezas de ropa interior, que eran usadas o bien por las damas pudientes de la alta sociedad o bien por “mujeres de vida fácil”. Su sentido más erótico que otra cosa daba a esta pieza un perfil poco decoroso, por lo que fue mal visto su uso y por lo tanto repudiado socialmente.

Sobre 1550, Catherine de Médicis, esposa del Rey Enrique II de Francia, introdujo las tallas ajustadas y los pechos oprimidos con sus corsés, unos artefactos diseñados para estrechar la cintura de las mujeres desde 12, hasta 32 centímetros, realzando el busto.

Eran muy incómodos y dolorosos. Catalina de Médicis puso en vigor una prohibición a las cinturas anchas para asistir a la Corte Real de Francia en 1550. Así se iniciaron 350 años de tortura para las mujeres, que vivían con el diafragma oprimido constantemente por las rígidas varillas de los corsés.

Los salvainfantes o los miriñaques aprovecharon la estructura rígida de los corsés y unos tirantes, para sostenerse.

La moda de los miriñaques, provocó que además de las “carcasas” de metal de los corsés, també hubiera carcasas de metal para “abombar” las faldas.

En 1832, la familia Peugeot, constituyó su empresa y de la fabricación de hojas de sierra, pasaron también a producir ballenas para corsés y después miriñaques. En 1897 fundaron la “Société des Automobiles Peugeot”.

Tanto si era verano como si era invierno, el corsé provocaba problemas para respirar y, con frecuencia provocaba desmayos, pero las mujeres de la alta sociedad europea lucían una figura entallada y hacían evidente que no estaban embarazadas y si lo estaban, lo disimulaban.

Por este motivo no era extraño padecer sofocos, problemas menstruales y abortos.

Mary Phelps Jacob se dio cuenta que los corsés no favorecían la silueta femenina, su estructura de huesos y alambre eran incómodos y limitaban el movimiento femenino. Es así como con dos pañuelos y un poco de listón, hizo lo que sería un esbozo del primer brasier en 1914.

¿Quién inventó el sostén?

Existen varias versiones sobre quién inventó el sostén, desde los descubrimientos an el siglo XV hasta la modista Herminie Cadolle, hay un gran vacío de información. Se le atribuye esta creación a tanto a esta creadora francesa que en 1889 diseñó una prenda que separaba en dos el corsé y la pieza que sostenía el pecho. Para que la pieza ganara movilidad, le incorporó piezas de caucho que aportaban a la espalda mucha movilidad. Herminie Cadolle lo denominó “le bien-être”.

En 1893, Marie Tucek patentar una pieza apoyo de pecho; eran dos bolsas separadas para cada pecho con tirantes que pasaban a los hombros y se unían con corchetes metálicos

Otros dicen que lo inventó Charles Debevoise el año 1902 o por Philippe de brassiere de donde viene el nombre.Charles Moorehouse creó una pieza que se hinchaba y engrandecía los pechos. Consistía en unas copas de hule rellenas de aire que sostenían cada pecho, y un diseño de tirantes, muy cercano a la ropa interior actual.

En 1907, el sujetador aparece mencionado por primera vez en la revista “Vogue”.

En 1912, el diseñador Otto Titzling dijo que había diseñado un sujetador para la cantante Swanhilda Olafsen, en la que se inspiró para el diseño. Otto no patentó su diseño, por lo que perdió la oportunidad de figurar como el creador del sujetador moderno.

Paul Poiret inició la batalla contra el corsé y encontraba ridículas a las mujeres de busto curva y culo prominente. En 1906 diseñó un traje sencillo, entallado directamente bajo el pecho y que caía recto hasta los pies. La nueva mujer del diseñador era modesta, joven y de movimientos descaradamente libres. Bajo sus vestidos se escondía la figura y no un corsé.

Cuando Estados Unidos entró en la Primera Guerra Mundial se pidió a las norteamericanas porque den sus corsés metálicas para uso militar (en total 28.000 toneladas de metal). Con todo este metal se construyeron dos naves de guerra.

Pero el primer sostén moderno que se patentó fue invento de Mary Phelps Jacob el año 1914, en la ciudad de Nueva York. Mary, era hija de Robert Fulton (inventor de la máquina de vapor), y acababa de comprar un vestido de cocktail para lucir en una fiesta.Se dió cuenta de que el corsé se le veía y con dos pañuelos de seda y una cinta, anticipó el sujetador moderno. El 3 de noviembre de 1914 lo patentó.

 

¿Cómo se dio a conocer?

Si con alguien se le debe la popularización del sujetador como pieza fundamental para lucir la sensibilidad femenina, es Jane Russell que en la película “El bandido” lució el sostén diseñado por los ingenieros aeronáuticos de Howard Hughes y evidentemente lo popularizó.

El sostén tal y como lo conocemos, fue la consecuencia del requerimientos de lo que estaba de moda en la ropa exterior: menos vergüenza, más seducción, enseñar partes del cuerpo …

Hasta los años 50, muchas mujeres habían utilizado bandas anchas para suprimir el pecho.

El uso del sujetador se generalizó desde el mismo momento en el que se imitó a las estrellas del cine: La mayoría de las mujeres soñaba con lucir unos pechos misiles y emergentes

Ida Rosenthal, inventa las tallas y las copas. Esta emigrante rusa, afincada en EEUU, combinando su propia experiencia en el mundo de la moda y los patrones de papel, reunió a las mujeres americanas en categorías según el tamaño del busto, y creó una línea de sujetadores que realzan la figura femenina sin importar su edad, desde la pubertad hasta lamaduresa. Introducir las diferentes tallas de sujetadores por tallas en la copas ya las que se identificaban por las letras del alfabeto: A, B, C y D.

En Mayo del 69, las feministas quemaban sujetadores para liberarse de la opresión de los hombres y de la prisión de sus sujetadores.

Con la influencia del movimiento beatnik y la moda natural, tuvo cierto retroceso, recuperado los después, para convertirse en la estrella de la lencería femenina.

Y entretanto se sucedieron momentos en los que se escondían o se simulaba tener más de lo que en realidad se tenía apareciendo las copas, y los rellenos.

Acercarse a las necesidades de la usuaria, ha hecho evolucionar el sujetador: seducción, moda, función, precio, necesidad, … y por tanto los establecimientos y las maneras de vender.

el sujetador es una icono de la feminidad.

Las motivaciones de compra tienen que ver con las situaciones de uso

  • Se ha comprado un sujetador y busca un vestido
  • Se ha comprado un vestido y busca un sujetador
  • En el embarazo o en período premenstrual se transforma el pecho y necesita un sujetador confortable
  • En periodo de lactancia quiere un sujetador para que le ayude.
  • En tratamientos de la piel o alergias quiere un sujetador de algodón

… En definitiva, el sujetador es una pieza “de ocasión de uso”.

Al final, cada mujer busca el sujetador que desea, más allá de recomendaciones o necesidades. Sus emociones pueden más que cualquier otra consideración.

http://sosten.blogspot.com/2010/07/breve-historia-del-sujetador.html

VIDEO SOBRE LA HISTORIA DEL SOSTÉN EN EL SIGLO XX

https://youtu.be/b1yFedPTZ5A

historia del brasier02

Cien años del corpiño: fuente de liberación femenina, seducción y mitos arraigados

Infobae

Unos 1.700 años antes de Cristo, las mujeres ya habían comenzado a buscar una forma de “sujetar” sus pechos. En aquel entonces, el hecho de llevarlos “tapados y contenidos” era una muestra de civilización y linaje. A lo que luego, dependiendo el modelo, se agregaron dos atributos fundamentales de la prenda: la comodidad y la seducción.

En el año 1550, Catalina de Médici, esposa del Rey Enrique II de Francia, impuso el uso del corsé que lograba, de una manera bastante molesta para las mujeres de la época, resaltar la figura femenina; marcando fuertemente la cintura y realzando el busto.

Luego de varias idas y venidas con distintos modelos que buscaban solucionar siempre el mismo asunto, recién en 1914, se patentó el primer corpiño, en manos de una joven de 19 años nacida en Nueva York: Mary Phelps Jacob, quien decidió cortar las molestas varillas del corsé de un vestido de fiesta justo por debajo del busto y sujetar lo que quedaba con un par de tirantes hacia atrás.

Cien años después, y habiendo pasado ya la primera década del siglo XXI, el corpiño, se ha convertido en una prenda básica e indispensable de la indumentaria femenina. Cargada de diseño, erotismo y seducción se redefine todo el tiempo y se ajusta a la moda y a las tendencias femeninas.

También es una prenda que los mismos especialistas señalan como “cargada” de mitos, entre los que se lo acusa de originar algunas dolencias mamarias.

Infobae en el marco de la celebración del aniversario de la prenda reunió las cuatro preguntas más frecuentes que las pacientes realizan al mastólogo sobre los mitos alrededor del corpiño y la salud de sus mamas. La doctora Diana Montoya, miembro de la Sociedad Argentina de Mastología y del Servicio de Mastología del Instituto Ángel H. Roffo las responde.

1) ¿Los corpiños con aro son nocivos para la salud de la mamá?

Es muy importante que todas las mujeres sepan que ningún corpiño puede originar un cáncer de mama. Específicamente, los corpiños con aro pueden provocar algunas molestias o dolor en el límite inferior de la mama, si están muy ajustados, pero esto no ocasiona ningún cambio en el tejido mamario, ni originará un cáncer.

2) ¿Los corpiños con encaje o bordados son nocivos para el pezón?

Los corpiños bordados, con apliques o encajes no ocasionan ningún daño al pezón. A veces, si los materiales son muy rígidos o sintéticos o existe una predisposición personal, puede haber cierta irritabilidad de la piel, pero esto es un proceso superficial que no va a provocar ninguna enfermedad maligna en el pezón.

3) ¿Dormir con el corpiño puesto puede dañar la salud mamaria?

Dormir con corpiño tampoco va a provocar un cáncer de mama. Si el corpiño es con aro, este elemento rígido puede provocar dolor o molestias al presionar sobre el torso, con lo cual es preferible no dormir con los mismos. Pero su utilización no va a provocarnos un cáncer de mama.

4) ¿Los corpiños deportivos son mejores que aquellos con aro?

Los corpiños deportivos cuentan con la ventaja de ser muy cómodos y ofrecer un fuerte y amplio sostén, sobre todo en aquellas actividades como correr, saltar y hacer gimnasia. En estas circunstancias, contar con una buena contención mamaria mejora la incomodidad que ocasiona el movimiento o el impacto. Pero no es que sean “mejores”, sino que son ideales para estas actividades. La elección del corpiño tiene que ver con la comodidad, la estética y el gusto personal, pero siempre con la tranquilidad de saber que ninguna de estas opciones pone en peligro la salud de nuestras mamas.

http://www.msn.com/es-ve/noticias/mundo/cien-a%C3%B1os-del-corpi%C3%B1o-fuente-de-liberaci%C3%B3n-femenina-seducci%C3%B3n-y-mitos-arraigados/ar-BBcWCD6?ocid=mailsignout

historia del brasier03

Los cien años del corpiño

Ver Galería

31 de julio de 2014

Historia de un invento liberador para unas y esclavizante para otras. Consejos para elegir el talle adecuado.

Patentado en 1914 por Mary Phelps Jacob, en Nueva York, el corpiño celebra su primer siglo de vida, aunque la práctica de usar algo en el pecho de acuerdo con los usos culturales es algo tan antiguo como la historia de la humanidad, al parecer, se registran distintos modelos de sujetadores desde el año 4500 antes de Cristo.

Aplastados y bien sujetos con una faja era la moda que preferían las griegas, las romanas y las vikingas. Paradójicamente a lo que se pueda creer sobre lo religioso y oscuro de la Edad Media, durante esta época, los corsés ajustaban la cintura para levantar hasta la garganta la altura de los pechos.

Pero no fue hasta principios del siglo veinte que el corpiño fue oficializado gracias al invento de última hora de la famosa Mary Phelps Jacob. Cuenta la historia que Mary debía asistir a una fiesta con un vestido que dejaba ver partes del corsé. Con dos pañuelos de seda y unas cintas improvisó un artilugio que revolucionaría el mundo de la ropa interior.

El invento de Mary se convirtió en un mercado en potencia no sólo por lo práctico de la prensa, sino también por el comienzo de la primera guerra mundial. Sí, un asunto de hombres influyó en una cuestión tan íntima. ¿Por qué? Porque el metal destinado a la fabricación del corsé lo monopolizaba la construcción de material de guerra y porque las mujeres empezaron a trabajar como mano de obra en las fábricas reemplazando a quienes iban al frente. Era imposible pasarse ocho horas trabajando adentro de una armadura limitante.

Marilyn Monroe

Durante la década del 30, una modista -la que se convertiría en la fundadora de Madeinform- estandarizó los talles de acuerdo con el tamaño del busto y así creó modelos para todas. Los años 40 y los 50 inmortalizarían los sostenes con copas en punta, casi como misiles, diseños que luego reinterpretaría Jean Paul Gaultier de la mano de Madonna.

El auge del feminismo en los setenta se rebeló en contra del supuesto poder de sometimiento del corpiño y puso de moda los escotes pronunciadísimos aptos sólo para braless.

Hoy, conviven todas las variantes: desde los reductores pasando por los rellenos hasta los triangulitos y los más demandados taza soft. Lo importante, al margen del modelo preferido por cada una, es conocer el talle indicado para evitar dolores y problemas. Hay que entender que la función del corpiño es sujetar el pecho, no subirlo ni comprimirlo, por lo que es importante que los aros vayan siempre debajo del pecho y no por la mitad. Otro punto para tener en cuenta es que los breteles no vayan demasiado ajustados para evitar dolores de hombros y espalda.

Sophia Loren y  Jayne Mansfield

Y un mito menos: el corpiño no tiene una función anticaída. Los músculos que sujetan el pecho son los ligamentos de Cooper, que son muchos y muy finos y que si no trabajan se atrofian.

http://rouge.perfil.com/2014-07-31-50309-los-cien-anos-del-corpino/

Anuncios

Autor: giovaretino

Antropología y Sociología han sido mis campos profesionales y el saber que ha ocupado una buena parte de mi vida. Este blog está dedicado al cuerpo y sus símbolos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s