Templo de Eros

Encuentro con el cuerpo y sus símbolos

Filosofía e Historia del Cuerpo – Varios Autores

Deja un comentario

 

desnudo blano y negro 01

¿ Qué significa la palabra “cuerpo”? Según una definición de Platón en Cratilo o del lenguaje, el cuerpo tiene dos significados: el primero —sooma— lo remite a ser el portador o guardador del alma, según las creencias órficas; y el segundo —seema— supone que el cuerpo es el medio por el cual el alma expresa todo lo que quiere decir.

Husserl, Edmund, [1931] 1996, Meditaciones cartesianas. FCE, México.

Puede hallarse una auténtica filosofía del cuerpo en la obra del filósofo y escritor francés Michel Serres ([1985] 2002) Los cinco sentidos. Ciencia, poesía y filosofía del cuerpo. En ella, propugna una nueva filosofía empirista que parta de las unidades básicas de análisis como los sentidos y el cuerpo. Serres comprende que históricamente lo sensorial y lo científico han constituido los dos extremos en que se ha debatido el dominio filosófico. La evolución cognitiva e intelectual de la filosofía y la cultura occidental privilegiaron lo segundo en detrimento de lo primero. Por ello, hay que empezar por reivindicar el cuerpo no como un opuesto, sino como una realidad primordial, lo cual implica situar una teoría de los sentidos como el origen de la actividad filosófica.

Serres, Michel, [1985] 2002, Los cinco sentidos. Ciencia, poesía y filosofía del cuerpo. Taurus, Madrid.

El tema del cuerpo fue introducido desde el siglo XIX en la antropología. Esta fue una de las primeras disciplinas que concedió un lugar privilegiado a su estudio. Según Bryan S. Turner  existen cuatro razones, y sus respectivas orientaciones teóricas, para entender la importancia del cuerpo en la antropología. Primero, la antropología filosófica, que ubicó la cuestión del cuerpo en relación con una ontología del Hombre —humanidad— y comprendió la encarnación humana como hecho primordial, universal y básico que justificó las teorías de un ancestro común y permitió articular respuestas al relativismo social. Segundo, la antropología fenomenológica, fundamentalmente de factura alemana y de los Países Bajos, la cual se inscribió en la tradición del romanticismo anticapitalista, volviendo a los fundamentos de la existencia humana y a la idea de Nietzsche del hombre como un “animal aún sin determinar”. Tercero, el darwinismo social y más recientemente la sociobiología, a través del libro de Edgard O. Wilson (1975), Sociobiology: the new síntesis, intentaron explorar las interconexiones entre la naturaleza biológica y genética de la especie y las cuestiones asociadas con los comportamientos, las diferencias y el cambio sociales

Turner, Bryan S., 1994, “Avances recientes en la Teoría del cuerpo”. Revista Española de Investigaciones Sociológicas, núm. 68, octubre-diciembre, pp. 11-39. CIS, Madrid.

El antropólogo francés Marcel Maus proveyó a su vez las primeras tipologías para abordar antropológicamente el problema del cuerpo. Habló de 1. la división de las técnicas corporales según los sexos; 2. las variaciones de las técnicas corporales por motivos de la edad; 3. la clasificación de las técnicas corporales en relación con su rendimiento e introdujo 4. el problema de la transmisión de las formas técnicas.

Mauss, Marcel, [1936]1979, Sociología y Antropología, 335-356. Tecnos, Madrid.

Los ritos de paso constituyen medidas preventivas y propiciatorias que señalan los cambios de identidad que los individuos experimentan dentro de su universo cultural. Estos cambios tienen como base la diferencia sexual, así como las transformaciones fisiológicas y/o simbólicas del cuerpo. Se refieren por tanto a los roles sociales que, de acuerdo con ambas referencias cada individuo asume a lo largo de su vida.

Gregory Bateson, Erwing Goffman, Edward Hall, Paul Watzlawick et al., pp. 166-197. Kairós, Barcelona.

 

La antropóloga que tal vez más ha contribuido a una antropología del cuerpo, centrando la importancia de lo cultural y lo simbólico en la constitución de las sociedades humanas, es la británica Mary Douglas ([1973] 1998), quien fue capaz de utilizar la idea de los límites del cuerpo como metáfora del sistema social, es decir, como las referencias que demarcan las líneas definitorias entre nosotros y los otros.

En las sociedades contemporáneas el cuerpo parece menos sujeto a procesos de ritualización, pero no por ello menos institucionalizado o disciplinado socialmente, como lo atestiguan las ceremonias de degradación, los tatuajes o el universo complejo del consumo y la moda.

Douglas, Mary, 1973, Pureza y peligro. Un análisis de los conceptos de contaminación y tabú. Siglo XXI, Madrid.

_____ 1998, “La elección entre lo somático y lo espiritual: algunas preferencias médicas”.En Estilos de pensar, pp. 38-64. Gedisa, Barcelona

Tres grandes campos potenciales para el estudio histórico del cuerpo, a saber: 1. Cuerpo y mente: implicaría comprender la importancia de la subordinación del cuerpo en los sistemas de valores religioso, moral y social en la cultura occidental tradicional y evaluar sus consecuencias históricas tanto para la práctica médica como para las prácticas educacionales y cotidianas; como la vida sexual, por ejemplo. Una referencia obligada lo constituye la obra de Michel Foucault, especialmente su Historia de la sexualidad (1992, 1993 y 1995b) y los componentes históricos contenidos en Tecnologías del yo (1991) y Vigilar y castigar. Nacimiento de la prisión (1995a); 2. La regulación del cuerpo: buena parte de la obra citada de Foucault también es paradigmática en este campo, el cual se ocuparía de documentar un “estereotipo cultural profundamente arraigado […] que presenta el cuerpo como un anarquista, el rey de la juerga, emblema de los excesos en la comida, la bebida, el sexo y la violencia […]”, manifiesto especialmente en la obra de Rabelais (1494-1553), y la investigación sobre “los intentos de ciertos grupos dominantes por restringir, reprimir y reformar los excesos del cuerpo”.

Foucault, Michel, 1991, Tecnologías del yo. Y otros textos afines, introducción de Miguel Morey. Paidós, Barcelona.

_____ 1992, Microfísica del poder. La Piqueta, Madrid.

_____ 1995a, Vigilar y castigar. Nacimiento de la prisión. Siglo XXI, México.

_____ [1976] 1995b, Historia de la sexualidad 1. La voluntad de saber. Siglo XXI, México.

_____ [1985] 1993, Historia de la sexualidad. 2. El uso de los placeres. Siglo XXI, México.

_____ [1987] 1992a, Historia de la sexualidad. 3. La inquietud de sí. Siglo XXI, México.

El cuerpo humano en los siglos XVI y XVII era considerado como una envoltura que contenía los humores cuyo equilibrio determinaba la salud. En las teorías vitalistas de Paracelso, el cuerpo constituía el “elemento” microcósmico que conformaba una identidad con el modo macrocósmico del “elemento” universal. El cuerpo como “elemento” vivía y explicaba por analogía esta identidad: el cuerpo tenía una relación con la divinidad y, por tanto, por negación, con lo demoníaco. Esta idea había sido resaltada por la plástica renacentista a través de la obra de Leonardo, Boticelli, Donatello y Durero. Paracelso la vinculó con el ejercicio de la iatroquímica, ciencia-arte de la química al servicio de la medicina.

Porter, Roy, 1996, “Historia del cuerpo”. En Formas de hacer historia, editado por Peter Burke, pp. 255-286, Alianza, Madrid.

Porter menciona otras siete ramas de la historia del cuerpo que merecen un examen atento: 1. el cuerpo como condición humana; 2. la forma del cuerpo; 3. la anatomía del cuerpo; 4. cuerpo, mente y alma; 5. sexo y género; 6. el cuerpo y la política del cuerpo, y 7. el cuerpo, la civilización y sus insatisfacciones. Inscribiéndose entre los temas tres y cuatro, es destacable la obra de Jean-Luc Hennig (1996), Breve historia del culo, un estudio extraordinariamente bien documentado acerca de una de nuestras partes corporales aparentemente menos visibles, incluso entre los mamíferos —habría que recordar que pertenecemos a la clase Mammalia—.

El nacimiento de los glúteos aparece con el Australopitecus afarensis hace entre tres y cuatro millones de años, por tanto, el culo procede de una ilustrísima estirpe pre-histórica. Conviene mencionar, como corolario, que la obra histórica más ambiciosa hasta ahora emprendida en torno a este tema lo constituye la editada por Michel Feher, Ramona Naddaf y Nadia Tazi (1990, 1991, 1992), Fragmentos para una historia del cuerpo humano

Porter, Roy, 1996, “Historia del cuerpo”. En Formas de hacer historia, editado por Peter Burke, pp. 255-286, Alianza, Madrid.

Los textos son tomados del ensayo EL CUERPO Y LAS CIENCIAS SOCIALES

Ramfis Ayús Reyes+ y Enrique Eroza Solana*

ECOSUR

Anuncios

Autor: giovaretino

Antropología y Sociología han sido mis campos profesionales y el saber que ha ocupado una buena parte de mi vida. Este blog está dedicado al cuerpo y sus símbolos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s